RANA LEOPARDO » Un anfibio de manchas oscuras de Norteamérica

Advertisement

La rana leopardo, llamada también “rana de la pradera” es una especie de anfibio, es decir, una criatura que nace como renacuajo en el agua, se desarrolla allí y posteriormente pasa por un estado de metamorfosis hasta alcanzar la adultez, adaptándose luego al medio terrestre.

Advertisement

Es oriunda de Norteamérica, y se distingue de otras especies por sus peliculares manchas oscuras en la parte de la espalda y sus patas, muy semejantes a las del felino que lleva su mismo nombre, por ello es un excelente anfibio para colorear y aprender a la vez.

Características de la rana leopardo

Advertisement

La llamativa tez marrón verdosa de la lisa piel que tiene la rana leopardo, es una buena razón que nos lleva a pintar los dibujos de este animal para colorear, lo cual, a su vez, es una excelente manera de conocer el resto de sus características.

Por ejemplo, además de sus tonos predonimantes está la zona del vientre, que es blanca, mientras que su apariencia de por sí es bastante robusta.

Las líneas blancas que empiezan desde la mandíbula hasta los lados de su espalda, también son vistosos detalles a destacar en las imágenes de un anfibio para colorear tan pintoresco.

Sin embargo, esta especie presenta dimorfismo sexual, solo que en este caso el macho es más pequeño que la hembra. La longitud de su cuerpo es de ocho a doce centímetros.

La rana leopardo tiene cuatro extremidades, dos frontales cortas y un par posterior muy largo, con estas últimas realiza grandes saltos y mejora su rapidez para nadar en el agua.

Asimismo, cada una de las patas cuenta con dedos palmeados. Por otra parte, la boca de este anfibio es ancha y esconde una larga lengua.

Alimentación del anuro con piel de leopardo

La alimentación de este anfibio se basa en la carne de otros animales como: moscas, gusanos, mosquitos, arañas, escarabajos, cucarachas, libélulas y hormigas, siendo carnívoro.

Además, atrapa ejemplares un poco más grandes, como algunos tipos de serpientes y pájaros, gracias a su enorme boca y lengua pegajosa.

La rana leopardo no suele viajar a otro sitio para buscar comida, ya que simplemente se dedica a cazar aquellas presas que pasan a su alrededor, observándolas y luego saltando sobre ellas.

De igual manera, se han registrado casos de canibalismo en esta especie hacia miembros más pequeños, así como en otros tipos de ranas. Este anfibio contribuye a mantener un control biológico dentro de su hábitat natural.

Hábitat de la rana leopardo

La rana leopardo proviene de América del Norte, aunque también se hallan varios especímenes en países como Canadá y México.

En este sentido, habita principalmente en praderas, específicamente alrededor de los pantanos, charcos y lagos. También se puede encontrar en bosques con reservas de agua.

Aunque en ocasiones no es tan fácil detallar los matices de este tipo de anuro, porque es de hábitos nocturnos, pero no te preocupes, si vives en algún país cercano a su área de distribución y quieres ver qué tan vivos son los tonos de su piel, así como reflejarlos en los dibujos de un animal para colorear tan singular, te agradará saber que igualmente se encuentra en jardines, tanques de agua, carreteras y campos.

Todo esto es producto de la destrucción de su hábitat, lo cual ha ocasionado que esta rana migre a zonas pobladas por el ser humano.

Reproducción de la rana leopardo

La reproducción de la rana leopardo es a través de la fecundación externa, proceso que consiste en la expulsión del esperma del macho sobre los huevos.

Tras cumplir el año y medio logra alcanzar su madurez sexual, mientras que su época de apareamiento varía de acuerdo al tipo de hábitat.

Aquellos ejemplares que hacen vida en zonas frías, tienden a procrear durante la primavera, después de hibernar en invierno, mientras otros lo hacen en la temporada de lluvia.

Asimismo, en esta fase el macho emite un “canto” como especie de llamada a la hembra para el encuentro que se hace en áreas pantanosas, ríos y lagos, donde son colocados los huevos.

Posteriormente, la madre deposita alrededor de 1000 o 5000 huevos cerca de las plantas acuáticas.

A diferencia de otras especies de animales, ésta no los protege, sino que los abandona a su suerte, y luego los renacuajos deben valerse por sí mismos.

Al nacer, los renacuajos se alimentan de plantas e insectos, pero a medida que van creciendo cambian su dieta sustituyéndola por la carne de animales.

Depredadores de la rana leopardo

Pese a ser un depredador muy exitoso, este animal para colorear no escapa de ser cazado por otros animales que aprovechan su carne para alimentarse.

Los enemigos de la rana leopardo son los mapaches, tigres, ornitorrincos, cocodrilos, jaguares, leopardos y el gato montés.

Como sabemos, la rana caza serpientes pequeñas, pero cuando éstas últimas se vuelven adultas atacan al anfibio, especialmente las de mayor tamaño.

Por otra parte, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), señaló que esta especie no está en peligro de extinción, sino en el rango de “preocupación menor”.

Sin embargo, el hombre ha modificado su hábitat natural para la construcción urbanística, siembra de cultivos y actividades ganaderas, causando un descenso en la población adulta de esta especie.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…