PATO » Descripción de su forma de vida e imágenes para colorear

Gracias a su hermoso, variado y pintoresco plumaje, el pato es un animal para colorear con el que te divertirás al tiempo que descubres cada una de sus características, como su esbelta figura y su capacidad de moverse tanto en el suelo, como en el agua y el aire, diferenciándose así de las demás criaturas vertebradas que pueden volar.

Además, es un ave pariente del ganso, el cisne y otras especies provenientes de la familia Anatidae. Asimismo, lleva el nombre científico de “Anas platyrhynchos”.

Características del multifacético pato

Cuenta con patas cortas conformadas por dedos palmeados útiles para nadar. Sin embargo, al moverse en tierra no tiene la misma destreza que en el agua.

Las alas del pato silvestre son más largas en comparación al ejemplar doméstico, al cual por cierto se le dificulta volar.

No obstante, este multifacético espécimen se puede desenvolver en tierra, agua y aire cuando la situación lo amerite, sea cazando o huyendo.

Por otra parte, el profundo matiz de su anaranjado y plano pico, resalta aún más los brillantes tonos de un animal para colorear tan atractivo como lo es el pato, así que diviértete dándole vida a sus dibujos.

De hecho también tiene dos orificios nasales en el pico, los cuales emplea cuando produce su popularmente conocido y particular graznido.

Cabe destacar que ese sonido es uno de los métodos de comunicación con los que cuenta este curioso y versátil vertebrado.

Plumas de intensos colores

Las plumas del pato ostentan pintorescos matices con tonos brillantes verdes o azules, los cuales podrás resaltar en las imágenes de esta ave para colorear.

Aunque ciertamente dichos pigmentos varían dependiendo de cada una de sus especies, por ejemplo, el pato surirí bicolor tiene plumas rojas, blancas y grises, pero el doméstico generalmente es blanco.

Un dato curioso acerca de su plumaje, es que al nacer pueden tenerlo de un color amarillo, característica que va cambiando mediante su desarrollo.

Alimentación del pato

La alimentación de este animal también depende de qué tipo de pato sea, pues el silvestre tiene una dieta muy distinta al doméstico.

En efecto, aquel que vive en su hábitat natural, puede fácilmente alimentarse de peces, caracoles, moluscos, huevos de anfibios o incluso insectos.

Pero, a diferencia del anterior, el de granja se nutre a partir de comida especialmente preparada para él, por los humanos.

Por ejemplo, alimentos elaborados con granos y semillas, bien sean de maíz, arroz o cebada en el caso de los primeros, o girasol, algodón y maní, en el de los segundos.

Hábitat y distribución de los patos

Los patos son animales que tienen conductas migratorias, no obstante, también mudan sus plumas en un par de ocasiones cada año, evitando que puedan trasladarse de un lugar a otro durante esos períodos.

Es por ello que acostumbran a buscar hábitats cómodas y seguras para preparase antes de partir. Dichos lugares, por supuesto suelen ser cerca del agua.

En este sentido, es fácil ver varias poblaciones de estas aves en zonas húmedas y cálidas, con fuentes de agua como lagunas o pantanos.

Pero a pesar de distribuirse prácticamente en el mundo entro, los patos no son capaces de soportar las inclemencias del clima extremo de la Antártida.

Buenos sitios para anidar

Otro aspecto importante, es que estos vertebrados con alas necesitan buenos sitios para anidar, donde las hierbas y malezas les proporcionen alimentos y refugio.

Y es que allí, entre la maleza que se encuentra mezclada con el fango, es donde los patos se disponen a establecer sus nidos para reproducirse y tener a sus crías.

Aunque también aprovechan los troncos huecos para construir sus casas, o sencillamente buscan pequeñas cañas, ramas o pasto destinados a dichos fines.

Reproducción de las coloridas aves de pico plano

Al igual que cualquier otra criatura de su clase, estas coloridas aves de pico plano tienen un proceso de reproducción ovíparo, es decir, que funciona a través de la postura de huevos.

Las costumbres de su cortejo son curiosas, pues las parejas se definen en invierno, pero no es sino hasta la primavera que se reproducen.

Cada hembra es capaz de colocar un estimado de cinco o doce huevos, los cuales empolla alrededor de los próximos 30 días para que eclosionen.

Cuando nacen, las crías acompañan a su madre siguiéndola en fila a cualquier lugar, y al detenerse cada uno de sus hijos permanece a su lado, un escenario hermoso para pintar en las imágenes de un animal para colorear tan fascinante. Otro aspecto importante es que luego de uno o dos meses los patitos consiguen volar.

Depredadores y riesgos que afrontan los patos

Estas especies afrontan muchos riesgos y depredadores, como los mapaches; aves rapaces, de las cuales destacan los halcones; y reptiles, donde resaltan las serpientes.

De la misma manera, también deben sobrevivir a otro gran mamífero carnívoro, el hombre. Y es que los seres humanos cazan a los patos para comer su carne o aprovechar sus huevos.

Sin embargo, esto sucede cuando se trata de ejemplares silvestres, ya que actualmente se crían en las granjas a las especies domésticas para el consumo.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…