ÁGUILA » Datos de la famosa ave rapaz con dibujos para colorear

De todas las aves rapaces que existen en el mundo, el águila es una de las más famosas por su excelente visión, velocidad al volar, filosas garras y una extraordinaria precisión a la hora de cazar.

Pertenece a la familia de los Accipítridos, donde se incluyen las especies voladoras carnívoras con hábitos diurnos y además, es reconocida a nivel global como una criatura majestuosa que, dependiendo de su tipo, puede lucir plumajes de diferentes tonos, así que diviértete aprendiendo de ella y con varias imágenes de este animal para colorear.

Características de la majestuosa águila

El águila es un ave robusta con ojos grandes capaces de detectar una posible presa, incluso a unos dos mil metros de distancia mientras vuela.

De hecho esta es una de sus principales características, pues su sistema óptico la dota de una visión hasta cuatro veces mejor que la nuestra.

Por otra parte, cuenta con un cuerpo fornido y cubierto de plumas, las cuales, al igual que a todas las aves, la ayudan a volar.

También posee alas enormes que verás mejor en las imágenes de un animal para colorear como ésta, con extremidades llenas de tonos tan vivos.

Asimismo, en sus dibujos notarás la silueta de estas ágiles rapaces en el aire, pues las especies grandes exhiben envergaduras superiores a los dos metros.

Adicionalmente, tiene a su disposición dos armas fundamentales para cazar: por un lado su curvado, afilado y peligroso pico, y por el otro, un par de filosas garras.

Colores del águila más común

De este animal, cuyo grupo se conforma por unas 60 especies aproximadamente, una de las más representativas es el águila cabeza blanca de Norteamérica.

Y como su nombre lo indica, luce bellas plumas que la convierten en un ave para colorear muy pintoresca, pues los tonos blancos que se extienden desde la cabeza hasta su cuello, crean un hermoso contraste con las demás áreas de su cuerpo.

El resto de su plumaje es de un matiz pardo y oscuro, mientras su pico y patas muestran un tono amarillo. En cuanto a las demás especies, los tonos de sus plumas varían entre el marrón pardo o colores grisáceos, como es el caso de una de las más grandes e imponentes, el águila harpía.

Alimentación de las águilas

La alimentación de las águilas es carnívora, sobreviven cazando a otro tipo de animales o arrebatando las presas de distintas aves con dietas similares.

No obstante, para definir qué clase de criaturas consumen estos Accipítridos, es necesario basarse en cada una de sus especies y ubicación.

Por ejemplo, las que viven cerca del mar ingieren peces, pero otras, como las “águilas calzadas”, aprovechan muy bien lo que la naturaleza pone a su disposición, comiendo así desde aves pequeñas, reptiles, insectos y mamíferos hasta algunos anfibios.

Aunque unas de las que poseen una fuente nutritiva más curiosa, son las enormes “harpías”, que se atreven a atacar perezas, monos e incluso coatíes.

Cazadoras muy precisas

Estas aves que se alimentan de otros animales, son cazadoras muy precisas. Las águilas pueden elevarse a un par de kilómetros de distancia y aun así, no pierden de vista a su víctima.

Una vez que encuentran el momento ideal, descienden en picada a gran velocidad hasta acercarse a su presa, abrir sus alas, estirar las garras y tomar a la criatura.

Hábitat del águila

El hábitat del águila comprende una amplia distribución geográfica, ocupando desde el continente americano hasta Australia, África y Eurasia, pero siempre cerca del agua.

Esto último responde a la necesidad de conseguir una buena fuente de alimento, y es en las grandes masas acuáticas donde más fácil la encuentra.

De tal manera, los dibujos del águila en las costas, por ejemplo, representan los escenarios perfectos en los cuales podemos pintar a un ave para colorear como esta, pues vive en zonas aledañas a dichos lugares, al igual que en las cercanías de los lagos, ríos, humedales o pantanos, pero a la hora de anidar busca árboles elevados, duros y robustos.

En este sentido, es bastante común observarlas haciendo sus casas en robles, pinos u otros parecidos. Bosques, desiertos, praderas y montañas también constituyen su hogar.

Reproducción

Al ser un ave, la reproducción del águila se da a partir de la colocación de huevos, clasificando así en el orden de animales ovíparos.

Se trata de un individúo monógamo que se separa de su pareja solo sí esta fallece, situación ante la cual acostumbra a buscar un compañero de sexo opuesto nuevamente.

Otro dato curioso es que la hembra pone pocos huevos (alrededor de tres), pero solamente uno de sus hijos suele sobrevivir arrebatándoles la comida a sus hermanos.

Los polluelos quedan bajo la cría y protección de ambos padres, por un lapso que oscila los seis meses, tiempo en el que por fin se disponen a independizarse.

Depredadores y amenazas

Mantenerse en la cima de la cadena alimenticia tiene sus ventajas, ya que carecen de depredadores cuando son adultos, pero de jóvenes enfrentan varias amenazas.

Los polluelos de las águilas regularmente se ven asediados por animales que se las arreglan para llegar a sus nidos, como las lechuzas, aunque hay otros ejemplares, sean, ardillas o ratas, que en ocasiones trepan y se comen los huevos.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…