SERPIENTES » Aprende sobre estos reptiles y coloréalos

Advertisement

Las serpientes pertenecen a uno de los grupos más peligrosos y numerosos de reptiles distribuidos por el mundo entero, y dentro de este conjunto de criaturas rastreras, conforman el orden de las Squamatas, es decir, con escamas y unas mandíbulas capaces de separarse mucho más que la de otras especies.

Advertisement

Entre sus principales características destacan la ausencia de patas, métodos de caza por constricción o veneno, así como diversos tonos de piel con combinaciones igual de hermosas que letales, y es por este motivo que resultan ser unos pintorescos animales para colorear pero también, aprender a identificar y tomar precauciones en caso de verlos.

Principales características de las serpientes

Advertisement

Conocidas científicamente como Serpentes y a su vez por el nombre de ofidios, las serpientes son reptiles sin extremidades anteriores ni posteriores, pero armadas de veneno o fuertes músculos para asfixiar.

Se trata de individuos vertebrados, de cuerpo largo y piel escamosa con variedad de matices que van desde el verde, marrón, rojo, amarillo o combinaciones con manchas o anillos que ayudan a identificar sus especies y advertir su nivel de peligro.

En este sentido, son unos vistosos reptiles para colorear a través de los dibujos que te proporcionamos en este post, no obstante, las serpientes también son criaturas de las cuales debemos tener mucho cuidado.

Y es que a pesar de tener deficientes sentidos tanto de la vista, como del oído, ellas perciben las vibraciones del piso para detectar movimiento.

Por otra parte, su olfato sí está muy bien desarrollado. Incluso identifican olores a través de su lengua, la cual sacan constantemente para captar particulas en el aire.

Datos adicionales sobre sus rasgos morfológicos

Debido al gran número de especies, las medidas de estos varían bastante, pero las más grandes pueden abarcar hasta 10 metros de largo, en el caso de las constrictoras, como la pitón reticulada, o hasta 5 metros, si nos referimos a las venenosas, puesto que ocupa la cobra real.

El esqueleto de las serpientes está constituído por más de 100 vertebras, y las más voluminosas pueden contar con unas 400 de ellas.

Su lengua se divide en dos extremos, es un órgano bífido que tal cual aclaramos, le sirve para percibir algunas particulas químicas en el ambiente.

Otro rasgo interesante sobre las serpientes, es que acostumbran mudar la piel cada cierto tiempo, hábito que les ayuda a recuperarse de heridas y crecer.

Igualmente renuevan la pigmentación de su piel cuando la cambian, por lo que suelen verse mucho más brillantes, y es gracias a esa vistosa apariencia que son perfectos animales para colorear.

Hábitat y distribución de las serpientes

El hábitat y la distribución geográfica de las serpientes, abarca prácticamente el mundo entero menos en los lugares de frío extremo como la Antártida.

De hecho pueden vivir en desiertos, bosques, montañas, e incluso bajo el agua dulce y salada, sitios en los que además sus tonos de piel sirven de camuflaje, aunque algunas especies son tan pintorescas que pasan a ser muy buenos reptiles para colorear, conociéndolos así de una manera mucho más divertida.

En este sentido, las serpientes se pueden encontrar en cualquier continente, desde el asiático hasta el americano, en ambientes de climas tropicales o hasta secos.

Aún así, en Australia se ha registrado un mayor número de ejemplares venenosos, llevándose la medalla con las diez especies más tóxicas del planeta.

Alimentación de los peligrosos reptiles sin extremidades

Las serpientes son animales con un único tipo de alimentación: carnívora. Sin embargo, sus hábitos tienen una distintiva peculiaridad, que devoran a sus presas enteras.

Entre las principales clases de criaturas que suelen comer, están las aves, muchos tipos de mamíferos, otros reptiles, peces, serpientes de distintas especies y también insectos, sobre todo cuando son jóvenes o ejemplares que no crecen demasiado.

Un dato interesante es que su mandíbula no se une con mucha firmeza, y sus flexibles músculos les permiten abrir exageradamente la boca para comer.

Esta cualidad les deja ingerir especímenes que las superan hasta tres veces en tamaño, y algunas de ellas regurgitan las partes que no logran digerir.

Del mismo modo, al capturar presas de tal magnitud, deben permanecer quietas mientras las digieren, por lo que a veces duran meses sin comer nuevamente.

Reproducción de las serpientes

Por ser reptiles, la mayoría de especies que constituyen la familia de las serpientes son de reproducción ovípara: nacen a partir de huevos.

Existen pocas clases de ofidios que no dependen de este tipo de procesos, como la boa, pues las hembras retienen a sus hijos dentro de ellas hasta completar la incubación, dando a luz a cada ejemplar vivo, así que son ovovivíparas.

En cuanto a sus posturas, están constituidas por cascarones duros que reservan a los embriones en líquido amniótico y los mantiene hidratados hasta la eclosión.

Principales depredadores

Ciertamente las serpientes forman parte del orden de los carnívoros, pero también se ven afectadas por el ataque de otras clases de depredadores.

Por ejemplo, las aves rapaces y varias especies de mamíferos como mapaches, coyotes, erizos y zorros. Igualmente, están las mangostas y parientes como la cobra.

Esta última ha conseguido una enorme fama por tender a devorar tipos distintos de serpientes, y dedican el tiempo que sea necesario para poder cazarlas.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…