GUACAMAYO » El ave ruidosa y colorida de las selvas tropicales

Debido a la gran cantidad de intensas gamas que tiene el plumaje del guacamayo, resulta ser un excelente animal para colorear, pero también debemos conocer el estilo de vida de esta ruidosa ave familia de los loros, a fin de saber cuál es su importancia en el medio ambiente, como por ejemplo, esparcir las semillas de las frutas que consume en su hábitat natural, las selvas tropicales.

Por otra parte, se trata de un pintoresco ejemplar con un enorme pico y larga cola que le dan un toque de belleza y elegancia.

Características del guacamayo

Los ejemplares tienen una longitud entre 30 y 90 centímetros según el tipo de guacamayo, ya que actualmente existen 17 especies, y algunos están en estado de amenaza o peligro de extinción.

También debes recordar que este tipo de criatura destaca por su vistoso plumaje, por lo cual en un ave para colorear como ésta, resaltan brillantes tonos amarillos, azules, verdes y rojos.

Asimismo, los guacamayos poseen un par de alas, además de patas fuertes con las que mantienen el equilibrio para sujetarse de las ramas, pero también les son útiles para tomar ciertos objetos.

Por otra parte, su lengua es áspera y está constituida por un hueso rígido. Además pesan entre los 130 y 1700 gramos.

También se caracterizan por emitir sonidos peculiares denominados “graznidos”, que los distingue incluso desde grandes distancias, y mediante estos gritos se comunican con los integrantes de la bandada.

Alimentación

El guacamayo es un animal omnívoro de hábitos diurnos que se alimenta de caracoles, frutas, insectos y frutos secos.

De hecho, junto a los otros miembros de su especie recorre largos caminos con el objetivo de conseguir comida. En su menú incluye semillas de macadamia, avellanas y nuez de nogal.

Algunos individuos optan por probar tierra húmeda. Según los expertos esta acción les ayuda a neutralizar los componentes químicos que se hallan en las frutas.

Hábitat del guacamayo

Este hermoso espécimen es oriundo del continente americano, y se distribuye especialmente en países de Sudamérica como Ecuador, Perú, Argentina, Brasil, Colombia y Venezuela.

En este sentido, las selvas tropicales de clima húmedo es el tipo de bioma donde se halla. Aquí la temperatura es cálida y los árboles son de gran tamaño.

Esta preciosa ave vuela sobre los cielos de la cuenca del Amazonas, pero también vive en algunas naciones de Centroamérica.

Por su atractiva combinación de matices, el guacamayo es un espectacular animal para colorear, sobre todo estando en el entorno natural que le rodea, como los biomas tropicales, donde la vegetación y la fauna abundan.

 Reproducción del guacamayo

Si de amor se trata, el guacamayo es un ave monógama, es decir, mantiene una relación para toda la vida con una sola pareja. Son muy unidos y demuestran su cariño acariciándose entre sí.

La reproducción de estos animales se da mediante la fecundación interna. Alcanzan la madurez sexual entre los cuatro y cinco años.

Son ejemplares ovíparos, término que se refiere a aquellas hembras que depositan huevos donde posteriormente se forman las crías hasta nacer.

El período de incubación dura aproximadamente entre 24 y 28 días. Normalmente las madres colocan unos tres o cuatro huevos en sus nidos. En este lapso los machos se encargan de buscar los alimentos para las hembras.

Eclosión de los huevos

La eclosión de los huevos ocurre de tres a cuatros meses después de su puesta. Tras el nacimiento de los pequeños sus padres los alimentan.

Luego de transcurrir los 90 días de la eclosión, los polluelos ya están capacitados para volar, pero durante varios meses permanecen en compañía de los adultos, y al siguiente año abandonan a sus padres.

Depredadores del guacamayo

El guacamayo es un individuo que no escapa de las garras de otras especies de aves que sobrevuelan en el mismo territorio.

El águila harpía es uno de los depredadores del guacamayo, quien pertenece a la familia de los Accipitridae y tiene unas poderosas garras de siete centímetros, con las cuales sujeta a sus presas.

En la lista de enemigos también se suma el halcón pecho naranja que, a comparación de la harpía, es más pequeño, un ave rapaz que tiene un pico grueso y enormes patas.

Asimismo, las águilas halconeras se encuentran detrás del guacamayo. Sin embargo, el ser humano ha sido protagonista de la pérdida de su hábitat natural a causa de la deforestación.

En las manos del hombre: guacamayo en peligro de extinción

Los cazadores indiscriminados representan un problema grave para el guacamayo, pues su hermoso plumaje, además de convertirlo en una bella ave para colorear, ha impulsado la comercialización de muchas de sus especies.

De hecho frecuentemente es capturado para ser vendido como animal exótico, causas que han puesto en peligro su subsistencia.

No obstante, algunas organizaciones como la Asociación de Ornitófilos y Afines de Paraguay (Asora), realizan la labor de conservar ejemplares como el “guacamayo azul”, que se creía extinto en el 2018.

En este sentido, Asora tiene como propósito lograr la reproducción de más especímenes a través del apareamiento y su banco genético, con la meta de preservar el futuro de esta especie.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…